¡APRENDAMOS A ALEGRARNOS!

Obra del artista chino Yue Minjun

Pensando en el término felicidad, me viene a la mente un antiguo filósofo griego, Epitteto y su “Regla de oro de la felicidad”.

Me preguntaba si la felicidad podría pertenecer naturalmente a la condición humana.

Pensé en los niños, por ejemplo los que viven en las favelas de Brasil, los que tienen padres violentos o los que nacen con graves problemas físicos.

Leí que el propio Epitteto había sido esclavo y de niño le habían dejado cojo a causa de los golpes que sufrió.

Luego hace una distinción importante y dice que hay cosas que no dependen de nosotros. Ciertamente cosas deseables, como nacer guapo, sano, rico y otras cosas indeseables como nacer en la pobreza o enfermo. Pero lo fundamental, que en cambio depende de nosotros, es la actitud con la que afrontamos la vida y sus situaciones positivas y negativas.

Mientras que la felicidad, por tanto, según Epitteto, depende mucho de factores externos, que no podemos controlar, si no mínimamente, el júbilo, en cambio, es una forma de afrontar la vida según las virtudes de la sabiduría, el coraje, la justicia y la prudencia. Por ejemplo, podemos evaluar claramente una situación difícil en la que nos encontramos, y por tanto afrontarla con valentía y cautela, derivando de nosotros mismos la belleza de haber hecho algo bien, lo mejor posible para los demás también.

La palabra felicidad tiene que ver con algo extremo, definitivo y por tanto antinatural. Perseguirlo sería tan ilusorio como esperar que siempre sea de día. El júbilo, en cambio, es un sentimiento que podemos cultivar, una dimensión del espíritu que podemos entrenar y desarrollar. Al elegir ser sabio, sabiendo que la luz y la sombra se alternan. Querer una vida con solo aspectos positivos y no poder tenerla nos llevaría a la desesperación y la frustración. Aceptar nuestra condición de una manera proactiva y constructiva sin victimización ciertamente nos haría sentir serenos.

Por tanto, concluyo prefiriendo el concepto de júbilo al de felicidad y espero que todos podamos intentar expresar lo mejor permaneciendo anclados a la realidad y aprendiendo a notar y observar la belleza que se esconde incluso en las cosas feas y negativas.

¡APRENDAMOS A ALEGRARNOS!

Comentarios

12 de marzo de 2021 a las 09:03

Aprendamos a Alegrarnos blog meraviglioso. Considerazioni molto importanti che fanno riflettere. Sono d’accordo con te Beatrice, il coraggio, la volontà e la forza di andare avanti anche nei momenti difficili della vita ti rafforzano e ti danno la gioia di potercela fare senza piangerti addosso.
La felicità è tutt’altra cosa. Per me è effimera, è quell’attimo della vita che ti apre il cuore, che ti appaga ma che passa veloce. Era talmente bello il blog che l’ho letto più volte ad alta voce per assaporare ogni parola è farla mia.
Grazie di cuore per questi articoli meravigliosi che ci regali ne abbiamo proprio bisogno.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Felicidad

9 de marzo de 2021

Marzo es felicidad

13 de marzo de 2021