«CAMMINO CELESTE»

Seguro que muchos de vosotros conocen el «Camino de Santiago de Compostela«. Este famoso camino es una red de rutas que, desde la Edad Media, los peregrinos han recorrido por Europa para llegar a la Catedral de Santiago de Compostela. Aquí se encontrarían las reliquias del Apóstol Santiago el Mayor. La ruta más utilizada es el llamado “Camino Francés” de unos 800 km de longitud. En 1993, los caminos francés y español que componen el itinerario fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Vivo en Friuli Venezia Giulia y quiero contar que también en mi región hay un hermoso camino, muy sugerente e interesante. Su nombre es «Cammino Celeste«.  Se trata de una red de rutas de peregrinación que conecta los lugares de culto de Aquileia (una de nuestras históricas estaciones balnearias), Maria Saal en Austria y Brezje en Eslovenia con el Santuario del  Monte Lussari, situado en los Alpes Julianos en el municipio de Tarvisio. Su nombre deriva de la unión de los numerosos lugares de antigua devoción mariana.

Tiene una longitud de unos 365 kilómetros. El ramal italiano tiene 210 kilómetros de longitud y el punto de partida es la basílica de Aquilea, sede del antiguo patriarcado, o la isla de Barbana en la laguna de Grado. La ruta pasa por numerosos edificios religiosos, dedicados a los peregrinos del “Cammino Celeste”: como el Santuario de la Rosa Mística en Cormons, la Abadía de Rosazzo, el Santuario de la Santísima Virgen en Castelmonte y, finalmente, el Santuario de la Virgen del Monte Lussari.

Se tarda aproximadamente diez días en completarlo. Es un paseo mágico, sobre todo por carreteras de tierra, caminos rurales, senderos de montaña, pequeños puentes que atraviesan antiguas acequias, por donde fluye la preciada agua para los molinos. Se encuentran villas, castillos, museos e incluso hileras de avellanos, exuberantes viñedos, un campo de mil colores.  Durante el viaje, las personas que viven en los países que se atraviesan acogen a los peregrinos, dándoles alojamiento y comida.

Esta fascinante experiencia permite a los peregrinos conocer y saborear el alma de un territorio rico en historia, cultura y tradiciones. Admirar el encantador paisaje de Friuli Venezia Giulia en todas sus transformaciones, desde el mar hasta las montañas.

Te invito a que vengas a visitar mi tierra. Una pequeña región en el extremo oriental de nuestra bella Italia, donde se encuentran el mar, la laguna, la llanura, las colinas, los lagos, las montañas… gente hospitalaria, excelente cocina y buenos vinos.

¡Te sorprenderá y te dará hermosas emociones!

Comentarios

15 de junio de 2021 a las 12:49

Gracias Beatrice por tu Blog. Me ha gustado mucho. La descripción del viaje es muy interesante.



Carla
16 de junio de 2021 a las 20:40

No tengo más cumplidos para ti, hermosa Beatrice.
Hai trattato un articolo a me caro, camminate e montagne.
Muchas gracias



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La leyenda de las amapolas

10 de junio de 2021

¿ Aparecer feliz o ser feliz ?

20 de junio de 2021