DAR NUEVA VIDA A LAS COSAS

Cuántas veces hemos escuchado el término «reciclaje» y cuántas veces hemos sentido que teníamos que lidiar con él. Es un tema siempre presente que tiene mil facetas.

Reciclar significa básicamente transformar los residuos en materiales que puedan ser reutilizados.

De este modo es posible ahorrar en materias primas, pero también en el consumo de energía derivado de la producción.

En nuestras ciudades y pueblos nos enfrentamos diariamente al problema de la eliminación de residuos y la gestión de los vertederos. Estos lugares suelen ser objeto de acusaciones por el fuerte impacto económico y, sobre todo, por los daños causados por la liberación de sustancias nocivas en el medio ambiente. Estamos llamados a separar los residuos y no todos somos virtuosos.

Un verdadero cambio positivo para la salud del medio ambiente debe ser el resultado de una acción colectiva, que se ponga en práctica con conciencia cada día.

Las cosas que usamos en nuestra vida diaria están hechas con materiales que provienen de la tierra, pero nuestro planeta tiene una cantidad limitada de estos preciosos recursos naturales. Los residuos que producimos son valiosos, de hecho el vidrio, el papel, el plástico, el aluminio pueden recuperarse y reutilizarse para crear otras cosas. Dándoles una nueva vida.

Vivimos un momento histórico que nos pone a prueba con fuerza a causa de esta pandemia mundial. Nos hemos encontrado con que utilizamos instrumentos de protección, que luego no sabemos cómo eliminar. Leí una noticia que me llamó mucho la atención sobre las mascarillas quirúrgicas que usamos a diario. En Australia, las mascarillas quirúrgicas hechas principalmente de plástico no biodegradable se reciclan mezclándolas con otros materiales de desecho, como los escombros de la construcción. Concretamente, para construir carreteras. Para construir un kilómetro de carretera de dos carriles se utilizarían unos 3 millones de mascarillas, evitando enviarlas al vertedero o tener que incinerarlas. Un proyecto verdaderamente virtuoso e ingenioso.

El reciclaje de residuos podría ser un proceso sencillo de aplicar y también asequible para todos, que puede ayudarnos a resolver muchos de los problemas creados por el estilo de vida consumista moderno.

Reciclar en casa significa ayudar al planeta y contribuir a la lucha contra el cambio climático.

Además de clasificar los residuos, hay muchas otras ideas que podemos adoptar para reutilizar los materiales de desecho y ahorrar dinero.

En mi familia estamos acostumbrados a no tirar las cosas, sino a intentar reutilizarlas. Eso es lo que hice estos días con mi hermano y mis padres….

Utilizamos los palés que contenían la madera del año pasado para hacer unos muebles de jardín, un sofá y unos sillones, que luego pintamos. Mi madre hizo los cojines de los asientos y los respaldos con lana cardada y telas viejas. Con algunos espejos viejos hicimos una pequeña mesa apoyada en una vieja base de hierro de una máquina de coser. El coste fue cero y el tiempo que hemos dedicado a la realización ha sido divertido. Con un poco de destreza manual e imaginación se pueden hacer muchas cosas útiles y bonitas.

Tanto mi padre como mi hermano, que son dos artistas, utilizan materiales nobles, objetos desechados y abandonados para realizar sus obras.

OBRA de Manuel Grosso – «CLIMACO» tela, resina, espuma de poliuretano, papel, arena, acrílicos

¿Qué trucos utilizas para mejorar el medio ambiente? ¿Intentas hacer pequeños trabajos en casa reutilizando materiales para darles una nueva vida? ¿Tienes alguna idea que sugerir? Cuéntanoslo en un comentario.

Comentarios

Carla
18 de mayo de 2021 a las 20:53

Todos los tuyos artículos, me deja sin palabras.
Cumplidos Beatrice



Sabrina
23 de mayo de 2021 a las 20:23

Gracias. Es un artículo muy bonito y interesante



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pentecostés.

23 de mayo de 2021