Emoción inesperada

Emoción inesperada

Hace unos días, he ido a Milán por hacer algunos documentos.

He salido de una pequeña ciudad del Piemonte y he llegado temprano para mi cita así que he salido a las calles de la ciudad a dar un paseo.

Mientras caminaba he visto una zona verde así, cautivado por la curiosidad y sobre todo porque me encanta estar en medio de la naturaleza, me he dirigido hacia aquel pulmón verde en medio de muchas conscrucciones de hormigón.

Seguramente para la gente que vive en Milán, este es un lugar bien conocido pero para mí ha sido un hermoso descubrimiento, estoy hablando de los “Jardines Públicos Indro Montanelli”, el corazón verde meneghino, el parque público más antiguo de la ciudad.

Estos jardines  son conocidos también como los jardines públicos de Puerta Venecia pero desde 2002 llevan el nombre del periodista y ensayista Indro Montanelli, fallecido el año anterior, que pasaba allí parte de su tiempo libre. Cada mañana el periodista, yendo  al trabajo en “Il Giornale”,  se detenía durante un tiempo en un banco de jardines cerca de la entrada de Plaza Cavour.

Fue aquí donde fue víctima de un atentado de las Brigadas Rojas, le dispararon a las piernas, y es aquí donde se encuentra la estatua en su memoria.

Este fue el primer parque milanés dedicado al entretenimiento de todos.

Originalmente se trataba de un gran espacio verde dentro las murallas españolas.

Pertenecía a la Familia Dugnani y estaba compuesto por huertos en alquiler atravesados por varios cursos de agua.

En el 1780 Ferdinando De Asburgo encargó a un arquitecto la realización de un parque públicos de estilo francés con arriates geométricos y avenidas arboladas. Más adelante fue costruido el Museo de Historia Natural y el Planetario Hoepli.

A lo largo de los años el parque ha experimentado varias transformaciones por parte de tres arquitectos. Hoy tiene un gran jardín inglés donde se pueden admirar arbóles centenarios.

El parque también cuenta tres áreas de juegos para niños y un pequeño tren.

Hace muchos años en el parque también estaba un zoológico que fue cerrado en 1992 a consecuencia de la petición de los ambientalistas.

Los jardines están abiertos todos los días del año desde 6.30 hasta las 20-21-23.30 según la temporada.

Un verdadero oasis de maravilla entre naturaleza, ocio, relajación y arte en el corazón de la ciudad.

Si alguna vez vas a Milán te sugiero que te tomes un descanso en estos jardines.

Hasta muy muy pronto😉

Escucha esta canción

Comentarios

Carla
1 de junio de 2021 a las 20:40

Hola Marianna, yo conocía el jardín, pero no conocía toda la historia.
Muchas gracias por la cultura
Bravissima



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pentecostés.

23 de mayo de 2021

La leyenda de las amapolas

10 de junio de 2021