La isla que te atrapa

Acabo de volver de unas vacaciones en mi querida isla, Fuerteventura, y decidí compartir un poco de magia que tengo en mi corazón.

Fuerteventura es una isla canaria de origen volcánico, ubicada en el Océano Atlántico a solo 100 km de la costa africana y forma parte del territorio español.

Las Islas Canarias pertenecen todas al mismo archipiélago pero son profundamente diferentes una de la otra. Cada una de ellas me dejó una marca pero Fuerteventura me capturó.

Estas islas se llaman también las islas de la eterna primavera. Su clima también es fabuloso en los meses de invierno aunque es un poco más fresco y caracterizado por vientos constantes.

Afortunadamente el viento nunca me molestó y por lo tanto.….NO PASA NADA.

De África viene la Calima, un viento de Siroco que lleva consigo arena del Sahara elevando las temperaturas.

Fuerteventura fue la última isla del archipiélago que visité, es como cuando tienes delante un plato lleno de delicias y dejas la comida que más aprecias por último, para saborear mejor el disfrute que nos puede dejar …aquí, desde el primer momento entendí que esta era mi isla.

Esta ha sido la tercera vez que he estado y cada vez descubro algo nuevo.

Los volcanes parecen cúmulos de azafrán, pimiento y cilantro, nunca me canso de observar la magia de estos colores desde varios miradores esparcidos por la isla.  

Por no hablar de las playas, largas extensiones de arena blanca y fina, un mar turquesa y sobre todo mucha relajación.

Es una isla salvaje especialmete indicada para aquellos que desean ralentizar los ritmos frenéticos al que estamos acostumbrados.

La capital de la isla es Puerto del Rosario pero hasta 1956 se llamaba Puerto Cabras en honor a los animales que la poblaban.

Una curiosidad: la ciudad ha sido embellecida con más de 100 esculturas de artistas locales e internacionales colocadas en la diversas zonas. También he visto muchos murales que inmediatamente traen alegría .

En la capital se encuentra una hermosa playa urbana llamada Playa Chica amada por los “Mahoreri”,los ciudadanos de la isla, por su paz y sobre todo porque permanece un poco resguardada del viento.

Partiendo del noreste de la isla encontramos Corralejo con su suaves dunas de arena blanca en el Parque Natural. Viene inmediatamente el deseo de lanzarse encima. Es sin duda la localidad más turística de la isla. En noviembre se celebra el festival de cometas voladoras, un espectáculo.

En la parte noroeste encontramos El Cotillo, el pueblo no tiene nada de extraordinario pero las playas son encantadoras y siempre ventosas. Aquí, de hecho, es el reino de los deportes acuáticos: surf, kitesurf y windsurf. Te aconsejo que no te pierdas la puesta de sol aquí …. MARAVILLOSA.

Yendo hacia el sur se encuentra “una” o quizás “la” playa que prefiero en absoluto, Cofete.

Es la playa más salvaje y misteriosa.

Para llegar allí hay que recorrer un camino de tierra, a veces con acantilados, pero os aseguro que el panorama es espléndido.

Al llegar se queda con la boca abierta, una larga extensión de arena donde el mar tiene muchas olas y también se encuentran las montañas y un total sentido de libertad.

En la playa encontramos un cementerio y mirando las montañas se ve Villa Winter, llena de misterio. Se dice que era una base secreta alemana que albergaba jerarcas nazis que huían hacia Sudamérica durante la Segunda Guerra Mundial.

Os aconsejo que busquéis noticias sobre esta villa, me ha fascinado.

Otra hermosa playa es la de Morro Jable. Está ubicada en el extremo sur de la isla. Aquí encontramos una vasta extensión de arena blanca de 4 km y aguas tranquilas con tonalidades que van desde el turquesa hasta el verde esmeralda. No es una coincidencia que Morro Jable haya sido rebautizada por los viajeros como el «Paraíso en la Tierra”.

En el centro oeste de la isla se encuentra Betancuria inmersa en el gran parque rural que lleva su nombre. Es uno de los destinos turísticos más importantes de la isla, también gracias a los edificios históricos y al museo arquelógico. Fue la capital de la isla hasta el 1834.

Las cosas que hay que ver son muchas y hermosas, he visto muchas pero quién sabe cuántas más me quedan por ver.

Bueno…qué decir… todo lo que tienen que hacer es descubrir esta fascinante isla.

Comentarios

8 de julio de 2021 a las 07:49

Es un blog maravilloso con descripciones encantadores. He soñado de poder estar en una de esos playas. Gracias eres maravillosa.



Marianna
8 de julio de 2021 a las 19:04

Muchas gracias Antonina.
Es una isla MARAVILLOSA.
Te consejo de hacer una vacaciones allí 😉☀️



Sabrina
8 de julio de 2021 a las 20:04

Gracias Marianna, ¡qué bonito este artículo! Me gustaría hacer un viaje en las Canarias



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cruces de caminos

26 de julio de 2021