La leyenda de la Befana en Rusia.

Voz de Rebecca Valagussa

Incluso en Rusia hay una Befana, o una «Mujer de Navidad», como la llaman los niños.

Había una vez una señora llamada Babushka ,que era una gran ama de casa y tenia la casa más bonita y limpia del vecindario: pasaba su tiempo fregando, limpiando y quitando el polvo. Y cuando no estaba barriendo y quitando el polvo cocinaba deliciosas comidas en gran cantidad .

Pero la verdad es que Babushka estaba tan ocupada con todas sus tareas del hogar porque trataba de no pensar en un gran dolor: de hecho , recientemente había perdido a su único hijo pequeño y eso la entristecía tanto ,que no se puede decir cuánto.

Solo te cuento que había puesto todos los juegos de su niño en una canasta y no quería volver a verlos, tanto que eran la única cosa llena de polvo en esa casa. Una noche, mientras limpiaba y limpiaba como de costumbre, unos pastores fríos llamaron a su puerta.

Babushka era una buena persona y cuando le pidieron un techo bajo el cual pararse y algo de comer, abrió la puerta y les ayudó en todo lo que pudo, preguntando al mismo tiempo «¿ Qué hacéis con este frío terrible? ¿Estáis locos? «

Los pastores le dijeron que estaban siguiendo una estrella, una estrella que indicaba el lugar donde había nacido un niño muy especial, rey del cielo y de la tierra y que si quería, podía ir con ellos.

Babushka respondió que sí, pero en realidad tenía dudas: ¿ otro hijo? ¿Y si verlo hubiera despertado en ella el dolor que estaba tratando de apagar? Luego pasó un día limpiando toda la casa nuevamente. Otros pastores pasaron y la invitaron a unirse a ellos y ella otra vez respondió que sí, pero después pasó otro día limpiando y no fue.

Finalmente al tercer día decidió llevar un regalo a este niño, fue a la canasta de juguetes, los limpió todos y se fue al estable. ¡Demasiado tarde! De hecho cuando llegó, Maria y José se habían ido ya y Babushka, que estaba cargada de juguetes, se quedó un momento indecisa sobre qué hacer…hasta que tuvo un idea: decidió buscar a este niño divino y a todos los niños que hubiera encontrado en su camino, les habría dejado un juguete, solo para no equivocarse.

Y desde entonces , cada año en sus casas los niños encuentran un regalo por Babushka.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NAVIDAD EN EL ALMA

7 de diciembre de 2020

Doce uvas y Nochevieja

11 de diciembre de 2020