LEYENDAS Y REINAS

Las leyendas, las historias de la antiguedad y el misterio que encierran, me fascinan mucho y por eso quiero contarte algunas de estas leyendas especialmente las relacionadas con las reinas. Has oído hablar alguna vez de Juana la Loca?

Pues, sin duda, es una de las reinas de España con la personalidad y experiencia más intrigante de la historia.

Juana de Castilla, conocida en su tierra con el nombre de Juana la loca, ciertamente ha pasado a la historia por su estado mental y por su convulsa vida; víctima de su familia, acusada, según muchos, de querer hacerla pasar por “loca” para arrebatarle la soberanía.

Juana nació en Toledo en 1479 y era hija de Fernando el Católico e Isabel de Castilla. Al ser “mujer”, Juana, como todas sus hermanas, había sido criada con mucha rigidez, le enseñaron a cocinar, a bailar, tocar varios instrumentos musicales y estudiar idiomas, especialmente francés y latín. Por lo tanto, de niña, era muy tímida, taciturna y muy

page1image32621792

temerosa. Además, su familia ya había decidido el destino de la pequeña Juana, prometiéndola en matrimonio a “Felipe el Hermoso”, próximo heredero del Sacro Impero Romano Germánico. Esta fue una de las uniones más prometedoras de la historia, dado que de su amor nació Carlos V, el soberano que afirmó que “ EN SU IMPERIO EL SOL NUNCA SE PONE”.

Juana, inmediatamente, se enamoró de su esposo, ya que era un joven atractivo, vigoroso, rubio y de ojos azules; tras la boda, se traslaron a Bruxelas, donde Juana hizo todo lo posible para adaptarse al nuevo país, pero, estaba constantemente bajo la presión de su madre Isabela, quien le recordaba, hasta el agotamiento, a qué casa pertenecía y la consideraba demasiado “transgresiva” en comparación con las costumbres castellanas. Así que pronto se encontró aislada en la corte, pasando sus días sola, sin comer y portándose de manera extraña, teniendo arrebados de ira, incluso violentos, especialmente después de las constantes traiciones de su esposo Felipe que la descuidaba y marginaba cada vez más de la vida de la corte ya haciendo planes sobre los reinos que heredó.

Para ello, hicieron un viaje a España, ya que la madre Isabela estaba gravemente enferma, y a pesar de estar embarazada de su hijo, Felipe regresó a Bruxelas dejándola sola en España: se dice que “ los quejidos de Juana llenaron las habitaciones del palacio durante toda una noche”!!!

Así, tras el nacimiento de su hijo Carlos, Juana regresó a Bélgica y encontró a su esposo aún más dedicado a las traiciones, tanto que su locura aumentò hasta el punto que, un día, hizo el gesto de cortarle las trenzas a la mujer que creía su rival en amor. Felipe luego, tomó la decisión de aislarla por completo. A la muerte de su madre Isabel, en 1504, Felipe afirmó tomar las riendas del reino de Castilla que pertenecía a su esposa Juana y entró en batalla contra el Rey Fernando, quienen absoluto quería permitirlo.

Al final, sin embargo, tuvo que ceder, expulsando por completo a Juana del gobierno por su estado mental. Se dice que Felipe, también, trató de envenenar a su esposa, que parecía aturdida por hierbas y pociones. Pero, fue en 1506, cuando las cosas se vinieron abajo, cuando, durante un viaje a España, Felipe murió misteriosamente y Juana se convirtió en la Reina exclusiva del Reino de Castilla. Pero se volvió completamente “loca”por la muerte de Felipe e hizo gestos macabros hacía el ataúd; se dice que hizo exhumar y fue en procesión a pié, haciendo que caballos y sacerdotes remalcaran el cuerpo de Felipe hasta Granada donde lo enterró.

Tras estos episodios, Juana fue encerrada y aislada durante 11 largos años en el castillo de Tordesillas junto a su hija, sometida a torturas y prácticas religiosas que ella rechazó obstinadamente. Fue liberada por los alborotadores, que se rebelaron contra el reino, solo para ser encerrada nuevamente, cuando los líderes de estos murieron en batalla. Su encarcelamiento duró 35 años, hasta su murte en 1555, luego de haber sufrido represión, opresión y brutalidad de todo tipo que la llevaron a la más total locura.

Juana todavía, es recordada hoy como “JUANA LA LOCA”, tal vez estaba realmente loca, tal vez fue simplemente un víctima de la época, de los juegos de poder de la corte y de su familia, pero nadie pudo establecer la enfermedad mental que la golpeó, llamándola “víctima” del amor, de la pasión o incluso los hechizos.

Tal vez solo era una chica que quería vivir como todas las chicas de su edad y estaba enamorada de un hombre que no la merecía, codicioso solo del poder y las posesiones de la pobre Juana.

MILENA ROBERTO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mi experiencia en Ablo Espagnol.

24 de octubre de 2020