Magia de la Navidad.

En un pueblo muy pequeño y tranquilo vivía una familia con niños pequeños. Papá Nicolás, que trabajaba en el bosque, era un buen papá para sus hijos, un esposo atento y respetuoso. Le encantaba pasar aquel poco tiempo libre que tenía con su familia.

Su esposa se llamaba Sara y era ama de casa a la que le gustaba cocinar deliciosos platillos para toda la familia y cuidar a sus hijos, que aún eran pequeños. El hijo mayor tenia 10 años y se llamaba Entoni . El más joven se llamaba Gregori y solo tenia 7 años. Como todos los niños, iban a la escuela, se divertían con sus amigos y amaban a sus padres.

Su familia era pobre, no tenían suficiente dinero para comprar todo lo que necesitaban, pero estaban bien unidos y felices con lo poco que tenían.

Todos los años, por Navidad papá Nicolás iba con sus hijos al bosque nevado para elegir un árbol de Navidad para llevarlo a casa y decorarlo juntos. Mientras tanto, mamá cocinaba algo bueno, algo que solo cocinaba en Navidad.

A los niños le encantaba decorar el árbol, decorar su casa y pasar tiempo juntos. Era una tradición familiar que se repetía cada año y siguió durante mucho tiempo, incluso cuando sus hijos crecieron.

Hasta que un día pasó algo terrible. Su adorada y amada madre cayó enferma y en pocos días murió. Ese día la magia desapareció. El papá cada vez estaba más triste y se esforzaba tanto para no volver a casa que parecía tan vacía y fría sin su querida Sara.

Los niños empezaron a tomar sus propios caminos, se casaron y tuvieron hijos, dos hermosas niñas, pero ya no celebraron la Navidad en su casa. Era como cualquier día: el espíritu navideño había desaparecido de sus corazones. Pasaron años y años sin Navidad en sus hogares.

Fue un hermoso día de invierno, la tierra estaba cubierta de nieve y los dos hijos y sus familias decidieron visitar a su padre y al abuelo Nicolás, porque no lo habían visitato durante mucho tiempo. Fue justo antes de Navidad. Era un hermoso día lleno de sol y Nicolás decidió llevar a sus nietas al bosque a jugar en la nieve, se divirtieron mucho y no se dieron cuenta cuando llegó la noche.

Al regresar a la casa una de las chicas se perdió. Pronto llegó la noche, fría y oscura, Nicolás estaba desesperado, lloraba como un niño pequeño, rezando para que alguien lo ayudara.

En ese momento vio a Sara, su esposa, que lo tranquilizó diciéndole < Ven conmigo ,te ayudo, te mostraré dónde está nuestra nieta >. La siguió sin decir una palabra y en un instante la encontró asustada pero sana.

Se volvió hacia Sara y le agradeció por haberlo ayudado. Ella lo miró , sonrió como siempre lo hacia y respondió < Te acuerdas que hoy es Nochebuena? Te acuerdas de la magia de este día? No lo olvides nunca más>. Y se desvaneció en el aire.

Llegó a casa y les contó todo a sus hijos llorando y diciéndoles que habían perdido tantos años sin Navidad, y que a partir de ahora seriá una fiesta como antes con sonrisas y tanta alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Distantes pero unidos

22 de diciembre de 2020

Navidad de los ochenta

24 de diciembre de 2020