Reflexión personal

¡Hola a todos! ¿Qué tal?
No he publicado nada en este blog desde hace mucho tiempo. No sé explicar bien el porqué. Puedo decir con seguridad que el año pasado mi vida ha experimentado varios cambios positivos – quizás no debería usar este adjetivo tan pronunciado por los médicos 🤔 -. Realmente he tenido varias oportunidades de crecimiento personal y profesional: entre muchas cosas he publicado un curso de chino, he comenzado a entrenarme con constancia y he empezado estudiar español en esta fantástica escuela (me siento muy afortunada de haberla conocido, porque en un momento en el que los contactos humanos son limitados me ha permitido encontrar personas maravillosas).
Además, acabo de empezar en un nuevo trabajo que me gusta mucho. Tengo todavía muchos planes y sueños por realizar. Me gusta tratar de mejorar cada día saliendo de mi zona de confort. Sin embargo, por mucho que me esfuerce no puedo ignorar que estoy viviendo literalmente en una habitación. Salgo una vez por semana como máximo para ir de compras.
En mi región seguimos en la zona roja, incluso se habla de un nuevo bloqueo total, a partir de la próxima semana. Todo esto me ha llevado a una especie de apatía – Me siento un poco como ese pobre oso polar que vi en el zoológico de Beijing y que estuvo todo el día dando vueltas sobre sí mismo … como si me hubieran robado la vida mientras intentaba salvarla … si sales el contagio aumenta, si te quedas en casa saldremos más fuertes. ¿Pero cuándo? ¿y a qué coste?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *